Prueba práctica en oposiciones a bibliotecas:

En este tipo de pruebas se valoran las habilidades o destrezas de los opositores mediante el desarrollo de ejercicios relacionados con las funciones a desempeñar. El contenido de los ejercicios está relacionado con alguno de los temas de la parte teórica del programa y su dificultad variará en función de la categoría de la plaza.

Los ejercicios más habituales son los siguientes:

  • Supuestos prácticos de atención a usuarios, realizar búsquedas bibliográficas, ejercicios de ordenación de fondos, catalogación de documentos, elaboración de supuestos sobre organización bibliotecaria, planificación y programación de actividades culturales, elaboración de programas de formación de usuarios, traducción y resumen de un texto técnico, etc.

En ocasiones el aspirante también tendrá que demostrar sus destreza al manejar aplicaciones informáticas, su habilidad para realizar búsquedas en Internet o para integrar las tecnologías de la información y la comunicación, en situaciones relacionadas con la función a desempeñar.