Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La mayoría de las bibliotecas se valen de sistemas teconológicos para velar por la seguridad del material bibliográfico, tratar de evitar el deterioro y reducir el robo de documentos y material informático.

Una forma fácil y eficaz de evitar el robo de material bibliográfico en las bibliotecas es colocar etiquetas antihurto adheridas al documento (de manera visible o invisible). Las etiquetas se desactivan cuando el usuario solicita el material en préstamo y se vuelven a activar cuando es devuelto.
etiquetas-antihurto-libro

El uso de etiquetas conlleva la instalación de un arco antihurto en los puntos de entrada y salida de la biblioteca.

Aunque la presencia de las etiquetas y el arco antihurto son de por sí disuasorias, no evita que algún usuario intente robar un libro, DVD, etc. Si ese fuera el caso, al pasar con el documento sin desmagnetizar por el arco antihurto, se activaría una alarma.

Organización bibliotecariaImagina que en un momento de máxima afluencia de público, al paso de un usuario que sale de la biblioteca, se activa la alarma del sistema antihurto ¿Qué deberías hacer?

arco antihurto
Si se activa la alarma antihurto, independiente de si tenemos mucho o poco público al que atender, siempre prestaremos atención ya que, de lo contrario, nuestra dejadez puede hacer creer que el sistema es inútil y que el robo no tendrá consecuencias negativas para quién lo lleva a cabo.

Seguiremos el siguiente protocolo de actuación:

  • Nos acercaremos amablemente al usuario.
  • Le solicitamos permiso para ver sus pertenencias y poder comprobar si la alarma se activó por error.
  • Nunca miraremos por nuestra propia iniciativa dentro de su bolso o mochila.
  • Si el usuario acaba de utilizar el servicio de préstamo comprobaremos que los documentos que lleva son los que le acabamos de prestar. Si fuera así volveremos a desmagnetizar todos los documentos y a comprobar que esta vez la alarma no se activa.
  • Pediremos disculpas si se trata de un error.
  • Si por el contrario detectamos intento de robo acompañaremos al usuario al despacho del responsable de la biblioteca para que resuelva al respecto.
  • Por último procuraremos llevar a cabo esta acción con discreción para no alterar el orden en la sala.




Esta entrada es la respuesta a la pregunta semanal del Test mínimo: En un momento de máxima afluencia de público, al paso de un usuario que sale de la biblioteca, se activa la alarma del sistema antihurto ¿Qué deberías hacer?-> Consulta las respuestas.