Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Bibliotecas escolares: El corazón del centro escolar

Si te dijéramos que pensaras en la Biblioteca Escolar que frecuentaste de niño tal vez venga a tu memoria aquella pequeña estantería que se encontraba al fondo del aula y que albergaba unos cuantos de libros que conseguisteis coleccionar, disfrutar y compartir entre todos los compañeros de clase, sí aquellos libros que consumíais en las clases de lengua y literatura.

A día de hoy la gran mayoría de los centros educativos cuentan con su propia Biblioteca Escolar. Las bibliotecas de aula siguen existiendo, pero por suerte, podemos decir que son pequeñas ramificaciones de la Biblioteca Escolar.

paloma bibliotecaHablar de BIBLIOTECA ESCOLAR (sí, con letras mayúsculas y sin ánimo de gritar, sino de darle la importancia que se merecen) es hablar del corazón del centro, un paraje enriquecedor de recursos para la enseñanza y el aprendizaje.

No se trata de pensar en que la vida del centro gira en torno a ella, sino que sirve de apoyo, que es el lugar en el que se reúnen un gran número de recursos que crecen día a día y que se reinventan con el paso del tiempo, en muy diversos formatos y soportes.

Alumnado, profesorado, madres y padres acuden a ella para nutrir sus ganas de saber: indagar sobre una de mis asignaturas, leer un libro que le ha encantado a mi compañero, implicarme en la educación de mis hijos, aprender a hacer más enriquecedoras y divertidas mis clases, aprender y enseñar a utilizar fuentes y recursos, compartir e intercambiar puntos de vista y opiniones con compañeros de trabajo, e incluso convertirla en un lugar de encuentro con otros profesionales de la zona o de cualquier lugar del planeta.

¿Y si te dijera que intentaras dar una definición concisa de Biblioteca Escolar?, Difícil ¿no crees?

 

Dime cómo dinamizas y te diré quién eres

Pensar de forma genérica en una biblioteca, nos hace visualizar a la figura del bibliotecario. Pero… ¿Quién es el bibliotecario en la Biblioteca Escolar?

bibliotecariaEn las Bibliotecas Escolares es extraño encontrar un Bibliotecario Escolar propiamente dicho. Por norma general suele ser el profesorado el que se hace cargo de esta interesante labor, principalmente aquellos valientes que se atreven a adentrarse en el maravilloso mundo de los proyectos lectores y actividades de dinamización bibliotecaria.

Por suerte, ya son muy pocos aquellos profesionales de la educación los que caen en el error de vislumbrar el desempeño de la misma como un simple y mero proceso técnico. Sí, es una parte muy importante e indispensable en las entrañas de la Biblioteca, pero no nos engañemos, es una de la grandes y numerosas posibilidades que se encierran entre las paredes de este centro y salen a nuestro encuentro.

Inculcar en el alumnado las ganas de leer y investigar, organización de actividades de fomento de la lectura, talleres afines a algunas asignaturas incluídas dentro de los planes de estudio, actividades de alfabetización informacional, contagiar el hábito del aprendizaje a lo largo de la vida, servir de punto de encuentro e intercambio de conocimientos de los profesionales de la educación… un sinfín de posibilidades que más numerosas serán mientras más profesionales se impliquen de forma organizada y planificada en la vida de la Biblioteca, cooperando entre ellos con la misma finalidad: Dar vida al corazón del centro, la Biblioteca Escolar.

 

Nuevos retos, nuevas oportunidades

En la actualidad la labor bibliotecaria se ve inmersa en una gran ola informativa y formativa, en la que debe afrontar los grandes cambios y avances tecnológicos e informativos como un reto y una gran oportunidad para desempeñar su labor, mutando y adaptando su forma de interactuar con la comunidad a la que sirve.

Estar al día es algo indispensable, conocer los lares caleidoscópicos por los que se mueven nuestros usuarios puede ayudarnos mucho a salir al encuentro de nuestra comunidad.

Sí, estamos hablando de ese laberinto que supone la web social. Es indispensable seguir formándose y estar dispuestos a reciclarse continuamente, y si es posible de la mano de los mejores profesionales.