¿Qué es la lectura fácil?

La lectura y a la información es un derecho y una necesidad social. La lectura fácil pretende salvar las barreras de comprensión haciendo que los textos sean utilizados y comprendidos por el mayor número de personas, favoreciendo así la igualdad de oportunidades.

La lectura fácil es una técnica de redacción y publicación que se aplica a distintos tipos de textos, tanto literarios, como jurídicos o informativos. Su objetivo es, según las Directrices para materiales de lectura fácil de la IFLA, “presentar textos claros y fáciles de comprender apropiados para diferentes grupos de edad. Para alcanzar tales productos, el escritor/editor debe tener en cuenta el contenido, el lenguaje, las ilustraciones y la maquetación”.

Las publicaciones de lectura fácil siguen las directrices Internacionales de la IFLA (International Federation of Library Associations and Institutions) y de Inclusion Europe. La ALF (Asociación de Lectura Fácil) revisa los materiales de Lectura fácil y los valida con el logo LF.

¿A quién se dirige?

La Lectura Fácil se dirige a todas las personas, en especial a aquellas que tienen dificultades lectoras transitorias (inmigración, incorporación tardía a la lectura, escolarización deficiente…) o permanentes (trastornos del aprendizaje, diversidad funcional, senilidad…)

Como ejemplo podemos ver esta adaptación a lectura fácil de la Constitución Española, editada en 2015 por el Real Patronato sobre Discapacidad y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad.

La Constitución española en lectura fácil

La presente versión de la Constitución española es un documento adaptado a lectura fácil. Su objetivo es que este texto normativo fundamental sea conocido por todos los ciudadanos españoles y que, de este modo, se sientan incluidos y puedan conocer y ejercer sus derechos fundamentales.

Esta adaptación, que recoge todo el contenido de la Carta Magna artículo por artículo, comienza con una introducción general sobre la Constitución y además una introducción a cada título constitucional, que permite explicar mejor los contenidos básicos que se desarrollan en los artículos sucesivos. Posteriormente, cada artículo tiene un título propio que refuerza la comprensión del mismo. Por último, las palabras que son más complejas se han definido de forma sencilla en los márgenes, a la misma altura de donde aparecen.

Esta entrada es la respuesta a la pregunta semanal del Test mínimo: La lectura fácil se dirige principalmente a personas con dificultades lectoras ¿Qué hace que un texto sea de lectura fácil?–> Consulta las respuestas.