nav-left cat-right
cat-right

Apps para bibliotecari@s del futuro

Habilidades profesionales adaptadas a los nuevos tiempos

Esa tradicional imagen del /la bibliotecari@ como ángel custodio de libros y guardián/a del más absoluto silencio y ahuyentador de usuarios ha quedado muy lejano.

Es cierto que el proceso técnico dentro de una biblioteca sigue siendo una parte bastante importante de la labor del profesional de la información y que actualmente conlleva una inversión importante de tiempo y esfuerzos, no obstante a medida que pasa el tiempo somos más conscientes de que necesitamos contar con nuevas habilidades que sepan responder a nuestras propias necesidades y a las demandas de información de nuestros usuarios e incluso que nos permitan adelantarnos de forma astuta a la propia demanda.

Hemos pasado de ser meros “prestalibros” a convertirnos en auténticas brújulas tecnológicas que actúan como guía en eso que llaman prosumición de información.

  • Ingrediente indispensable en tod@ bibliotecari@ es una gran formación tecnológica y gusto por el continuo reciclaje de nuevos conocimientos y destrezas o lo que es lo mismo, una buena alfabetización en los nuevos medios. Conocimiento de nuevos medios, formatos, soportes, fuentes, apps…
  • Total predisposición para actuar como alfabetizadores informacionales de los eslabones que forman la cadena de la comunidad a la que sirve. Saber enseñar a utilizar herramientas que pueden ser útiles y cómo utilizarlas para encontrar aquello que realmente se necesita y acotar el universo disponible es todo un arte.
  • Conocimiento de la realidad de los individuos que forman su comunidad, y saber adaptar la propia biblioteca al entorno al que presta sus servicios. Va más allá de lo humano y de las estadísticas: moverse habitualmente por entornos y redes sociales que frecuentan los usuarios, saber escuchar y responder de manera constructiva.
  • Ser todo un economista en lo que respecta a tiempo y recursos. En los tiempos que corren, no saber exprimir al máximo aquello con lo que se cuenta puede suponer un gran inconveniente. A veces no es cuestión de realizar grandes inversiones, sino de rentabilizar al máximo y fomentar la explotación máxima de aquello con lo que se cuenta.
  • Actuar como curador/a de contenidos. Discernir entre lo importante de lo que no lo es, eliminar redundancia de información y actuar como una “criba” para los usuarios evitando que se sientan infoxificados ante la gran masa ingente disponible a través de la red se está convirtiendo en todo un gran desafío en la actualidad.

¿Estáis de acuerdo con nosotros o por el contrario pensáis que se está dejando de lado la verdadera labor por la que fue engendrado el/la bibliotecari@?

ShelVAR, la apps que viene

Hace cuestión de un mes aproximadamente disfrutamos de uno de los webinar de la estupenda comunidad de SocialBiblio, impartida por Natalia Arroyo y titulado “Cinco claves del uso de dispositivos móviles en la biblioteca” (por cierto sesiones muy recomendables para el anterior mencionado reciclaje ;) ).

En él, descubrimos una interesante aplicación que pretende poner solución a uno de los tradicionales problemas en la biblioteca: la ordenación de fondos en la biblioteca, ShelVAR.

El usuario acude a la biblioteca, realiza una búsqueda en el OPAC, toma nota de la signatura topográfica y acude a la estantería… Intenta vislumbrar entre los tejuelos adheridos a los lomos de los fondos y ¡Horror! El libro no está. Busca al/la bibliotecari@y le cuenta su problema. Éste se asegura de que el libro no está en préstamo y de que fue devuelto… pero ¡No aparece!

ShelVAR no actuará como un chivato de dónde está aquello que no encontramos, pero esta apps puede detectar aquellos fondos que no están colocados en su lugar correcto.

Esta curiosa aplicación para android está siendo desarrollada por el Grupo de Investigación de Realidad Aumentada de la Universidad de Miami.  Consiste en un simple programa que a través de nuestro móvil marcará con un aspa roja aquellos fondos mal colocados y con una marca de verificación verde aquellos que por el contrario están en su lugar correcto a través de los tejuelos. Aún no está disponible para su descarga, pues está en pruebas, pero tenemos este vídeo como adelanto.

¿Quién sabe? Tal vez un día no muy lejano, los propios libros cuenten con un código QR (o cualquier otro tipo de código) que al ser escaneado permita exportar en formato MARC el registro de nuestro libro, chips que detecten en qué lugar del planeta se encuentran los fondos que pertenecen a una determinada biblioteca, o libros que a través de los gustos y necesidades de los usuarios sean marcados a través de aplicaciones para llamar su atención e interconecten a individuos con características y gustos similares. ¡Soñar es gratis! y la tecnología puede llegar a desarrollarse hasta tal punto que pueda llegar a cumplir nuestros sueños.

Fuerza y constancia en vuestras oposiciones, en vuestro trabajo y sobre todo en vuestras ilusiones y proyectos diarios. Hay que creer que todo es posible, y que imaginarlo puede ayudarnos a alcanzarlo. ¡Saludos desde la Nube!

Webgrafía

  • PRICE, Anne. Fotógrafa profesional, imagen obtenida a través de Pinterest.

Share

 

3 Responses to “Apps para bibliotecari@s del futuro”

  1. Antonio Nogales Carrión dice:

    una vez más,un placer leerlo¡¡enhorabuena señorita manzano
    un saludo

  2. [...] Gracias por la mención a #socialbiblio RT @imanzavil Apps para #bibliotecarios del futuro http://t.co/iUvVs8ff … #nubedeideas…  [...]

  3. Rosario dice:

    Buen articulo

Deja un comentario